Pâte de Frutas o Gominolas

Cuando veo gominolas siempre me acuerdo de esta receta. Es super fácil de hacer y encima se hace con pulpa de fruta natural. Yo la pulpa de fruta en muchos casos, la compro hecha, pero en alguna ocasión también la hago yo misma. En el caso de las fresas, por ejemplo, las paso por la batidora americana (con un accesorio que tiene para licuar) que lo deja bastante espeso y después lo cuelo para evitar que pasen las pepitas y lo mismo con las frambuesas y grosellas. Así aprovecho la recolección del verano en mi jardín y de la huerta de mis padres. También se puede hacer con frutas frescas congeladas que venden en casi todos los supermercados.

Os paso algunas de las marcas de purés de fruta que se pueden comprar como son Boiron, Ravifruit, Ponthier, etc. Se venden refrigeradas y/o congeladas y cunden muchísimo. Los podéis comprar online si no los encontráis en vuestra ciudad (como me pasa a mi) o en alguna tienda que si los vende. En Madrid, concretamente en Majadahonda, encontré los de Ponthier refrigerados en Labrandero. Online se pueden conseguir en varios sitios: Ravifruit en GonzalezyGonzalez (en Madrid, si vais también os los venden en tienda) y Boiron en MuydeMiguel.

En este caso utilicé pulpa de mango que compré ya congelado y pulpa de fresas que había hecho yo misma. Hice dos tandas de gominolas.

Lo mejor es lo tiernas que son y el sabor a fruta que tienen. Además si quieres tener un detalle, como regalito vienen muy bien.

Lo que si es importante, es tener un termómetro para poder medir la temperatura exacta a la hora de elaborarla y una buena báscula digital para pesar los ingredientes de manera precisa.

Ingredientes:

250 g puré de fruta
80 g glucosa

20 g azúcar
10 g pectina NH

300 g azúcar
160 g glucosa

20 g zumo de limón

 

Ingredientes:

Azúcar para rebozar las gominolas

Elaboración:

Empezamos pesando los ingredientes y los separamos en bloques tal y como están divididos los ingredientes. También dejamos preparado el molde de silicona donde repartiremos la mezcla o un silpat o papel de horno con un aro, preferentemente cuadrado. Unas varillas manuales nos servirán para remover continuamente la mezcla. El tener todo preparado es muy importante, ya que una vez que empecemos con la elaboración va todo muy rápido.

 

  1. Calentaremos el primer bloque: los 250 g de pulpa de fruta con los 80 g de glucosa, hasta que ésta se deshaga y esté todo bien integrado. Importante no calentar demasiado.
  2. Mezclamos el segundo bloque: 20 g de azúcar con los 10 g de pectina NH y añadimos poco a poco y en forma de lluvia a la mezcla anterior removiendo con las varillas continuamente, para evitar que haya grumos y una vez que esté bien mezclado,  llevamos a ebullición.
  3. Añadimos el tercer bloque: primero los 300 g de azúcar removiendo con las varillas hasta disolver y después los 160 g de glucosa hasta deshacer removiendo continuamente con las varillas y ahora es cuando utilizaremos el termómetro porque necesitamos que la mezcla llegue a los 106 – 107 ºC
  4. Finalmente en el momento que llegue a 106 ºC agregamos el limón ya fuera del fuego.
  5. Ya podemos introducirlo rápidamente en moldes individuales de silicona o extenderlo en un aro sobre el silpat o papel de horno parafinado. Lo dejamos reposar unas horas (con 12 es suficiente) y ya se pueden rebozar en azúcar. En el caso de que lo hayamos extendido dentro de un aro, tendremos que cortar con un cuchillo bien afilado las porciones del tamaño que más nos apetezca con la ayuda de una regla.

Lo mejor es que duran mucho si las guardamos herméticamente cerradas en cajitas. Además están deliciosas 🙂

Yo he utilizado este molde de silicona