He estado mucho tiempo sin escribir… he dedicado tanto tiempo a formarme y trabajar que no encontraba ni un minuto libre más… Pero aquí estoy de nuevo.

Con este bizcocho aparqué mi blog anterior, por eso he querido recuperarlo y empezar un poco como acabé.

Se trata de una receta muy sencilla pero muy buena, es una adaptación de un cake que hacen en The Hummingbird Bakery, que yo creo que merece la pena probarla.

Ingredientes para el cake:
190 g mantequilla a temperatura ambiente
190 g azúcar
3 huevos
190 g harina
1 cucharadita de impulsor
Ralladura de una lima o limón
1 cucharadita de tomillo limonero picado
1 pizca de sal

Glaseado:
80 g de agua
80 g de azúcar
1 cucharada de miel
Zumo de 2 limas o limones
1 cucharadita de hojas de tomillo limonero

Elaboración:

Empezamos con el Bizcocho.

Batimos con unas varillas eléctricas o con la pala de una batidora amasadora la mantequilla y el azúcar poco a poco hasta que nos quede una mezcla esponjosa y homogénea. Vamos añadiendo uno a uno, los huevos y seguimos batiendo, limpiando los bordes del bol de vez en cuando. Añadimos la ralladura de lima y el tomillo limonero picado.

Tamizamos la harina mezclada con el impulsor y añadimos a la mezcla anterior y batimos ligeramente.

Rellenamos con esta mezcla las 2/3 partes del molde previamente engrasado. Para engrasar el molde podemos utilizar mantequilla derretida o aceite, que aplicaremos con una brocha de pastelería. También existen sprays antiadherentes que son muy cómodos.

Horneamos a 180 ºC durante aproximadamente 35 – 45 minutos o hasta que al insertar una broqueta en el centro salga limpia.

Mientras se hornea vamos preparando el Glaseado.

Ponemos en un cazo el agua, el azúcar y la miel, llevamos a ebullición y dejamos reducir. Incorporamos el zumo, la ralladura de limón y las hojas de tomillo limonero. Reducimos a la mitad.

Una vez que hemos comprobado que el bizcocho está hecho, sacamos del horno y desmoldamos antes de que se enfríe (con cuidado porque es muy blandito).

Lo ponemos sobre una rejilla y con ayuda de una  brocha pasamos el jarabe por encima, humedeciéndolo todo lo que podamos.

 

Lo adornamos a nuestro gusto.

Puede ser con una ramita de tomillo limonero o con rodajas de lima que previamente habremos confitado o con lo que se nos ocurra.