Un poco de historia…

Según cuentan el Brownie fue una equivocación de un repostero norteamericano que quiso elaborar un Bizcocho de chocolate con nueces y olvidó añadir la levadura. Un error que se ha hecho famoso en todas partes, ya podían ser todos los errores así…

Tengo que confesar que el chocolate es uno de mis vicios secretos… y seguro que el de muchísima gente… seguro que no soy la única, además soy muy fan de los frutos secos (siempre me llevo un puñadito en el bolso). Combinan tan bien estos dos ingredientes que el otro día se me ocurrió hacer un brownie super chocolateado y delicioso.

En este brownie he utilizado azúcar moreno y miel (que le va a dar más humedad y nos durará más tiempo blandito) y como frutos secos he usado nueces (típico en los brownies) y avellanas tostadas al natural. Además, por encima, para que fuese más chocolateado si es posible, le he añadido un poquito de ganache de chocolate por encima, si está templado mejor.

Acompañando un coulis de frambuesa o mermelada de frambuesa (de cualquier fruto rojo os sirve). Sin embargo, yo os diría que si le acompañáis de una bola de helado de vainilla, frutos rojos, etc… puede estar muy bueno también.

Ingredientes para el brownie:
90 g de chocolate negro (mínimo 55% de cacao)
100 g azúcar moreno
100 g miel
3 yemas de huevo
170 g mantequilla sin sal
40 g harina floja
10 g cacao en polvo sin azúcar
65 g nueces peladas y troceadas
30 g avellanas tostadas enteras
3 claras de huevo

Ingredientes para la ganache de chocolate:
100 g de chocolate 55% de cacao
75 g nata líquida 35% m.g.
15 g mantequilla a temperatura ambiente

Opcional: bola de helado, mermelada de frutos rojos

Elaboración:
Primero empiezo con el Brownie.

Precalentamos el horno a 170 ºC.

Fundimos el chocolate en el microondas poco a poco, evitando que se nos queme. Añadimos la mantequilla que estará a temperatura ambiente y mezclamos hasta que quede una mezcla lisa.  Agregamos las yemas batidas, el azúcar moreno y la miel. Mezclamos bien.

Incorporamos la harina previamente tamizada con el cacao y las nueces troceadas. Finalmente añadimos las claras montadas a punto de nieve mezclando con cuidado con una lengua (con movimientos envolventes). Forramos una bandeja rectangular con papel de horno sulfurizado o sobre un silpat, añadimos la masa y por encima echamos las avellanas, intentando distribuirlas por todas partes. Horneamos durante aproximadamente 25 minutos a 170 ºC y dejamos enfriar.

Ahora vamos con la ganache de chocolate.

Derretimos el chocolate en el microondas poco a poco sin calentarlo demasiado, por otro lado calentamos la nata y la vertimos sobre el chocolate en varias veces, removemos con unas varillas manuales o con una lengua, hasta que quede una mezcla homogénea y brillante. Incorporamos la mantequilla y mezclamos.

Servimos en trozos cuadrados o rectangulares con la ganache por encima al gusto y acompañamos con mermelada, bola de helado o con lo que más nos apetezca.

Lo ideal sería utilizar la ganache tibia y comerlo todo templado… Os digo que no podréis parar…

Os lo dije o no??

Seguro que no queda ni una miga.

Si lo hacéis, ya me contaréis.