Después de comer viene el postre y es cierto que a veces no nos queda sitio, por eso el postre no puede ser bueno, sino que debe ser mejor que bueno. Ya llegamos a él un poco sin ganas y el postre es el que tiene que rematar una comida deliciosa. Qué difícil lo tiene…

Para esas veces que no tenemos mucha hambre pero no queremos prescindir de un postre rico, fresco y además sano, la macedonia es un buen recurso. Sin embargo, las macedonias a veces parecen todas iguales, así que ésta va a ser en vaso y con un mousse de yogurt. A ver que os parece.

Por supuesto, también apta para celíacos.

Ingredientes para la mousse de yogurt:
200 g de nata líquida 35% m.g. semimontada
175 g de yogurt griego
2 yemas
75 g azúcar
25 g de agua
3 g gelatina en hojas

Ingredientes para las frutas:
Fresas, moras, arándanos, melón galia, melón cantaloup, kumquats o naranjas chinas, higos cuello de dama, etc.

 

Elaboración:

Empezamos con el mousse de Yogurt.

Ponemos a hidratar las hojas de gelatina y fundimos en el microondas. Ponemos a calentar el agua y el azúcar hasta que llegue a 121 ºC y añadimos sobre las yemas mientras las batimos con las varillas eléctricas. Antes de que estén montadas añadimos la gelatina fundida y seguimos batiendo hasta que estén bien montadas. Mezclamos el yogurt previamente batido con varillas con la nata semimontada con cuidado para que no se pierda el volumen de la nata, para ello nos servimos de una lengua y mezclamos con movimientos envolventes. Añadimos las yemas y rellenamos aproximadamente un tercio de los vasos donde lo vamos a presentar. Guardamos en nevera para que quede más consistente y decoramos con las frutas como más nos guste.

En este caso, se han utilizado fresas, moras, arándanos, melón galia, melón cantaloup, kumquats o naranjas chinas, higos cuello de dama, pero podemos utilizar cualquier fruta que nos guste y que quede vistosa en la copa o vaso.

 

Este mousse de yogurt está exquisito, merece la pena complicarse un poco y hacerlo.